1/5/10

♥ Mr. Unknown


De camino a la escuela voy distraída oyendo esas canciones que me salvan de perder una hora necesaria para transportarme al mágico mundo del conocimiento jaja. Miro a mis alrededores esperando no percibir nada de nadie ni que nadie me perciba a mi (soy muy distraída en ése sentido, aparte de que me gusta pasar desapercibida).

De repente mi mirada cruza con la de un chico que al haber sido descubierto viéndome, se voltea rápida y tímidamente causándome mucha ternura y ganas de seguirle el juego (me cagan los típicos galancitos que creen que con su linda cara, ya la hicieron, así que una muestra de duda es algo que aprecio mucho).

No dejo de observarlo y me doy cuenta de que se pone nervioso (muajaja), así que decido dejarlo en paz un rato porque sé que en cualquier momento va a voltear, tal vez con un poco más de seguridad porque ya le di a entender que no me es indiferente.
Efectivamente me busca con la mirada ahora ya no escondiéndose, más bien tratando de que yo me dé cuenta de que el está volteando otra vez.

Yo no soy quién para despreciar a nadie (xD) así que le devuelvo la mirada y ésta vez nos quedamos viendo fijamente a los ojos de una forma tan interesante y linda que no pude evitar involucrarlo entre mis palabras n.n

Me llama mucho la atención que siempre hay pequeñas historias de miradas que se van, perdidas en vagones de metro, camiones, bibliotecas, cafeterías, escuelas ajenas (sí, me pongo en evidencia), pero creo que a la mayoría nos ha pasado algo parecido.

Hay veces en las que una mirada parece más que eso, es como si un desconocido tuviera tanto que contar, que te transmite un poco en su mirada. Hay chicos que de repente te ven como si fueras la cosa más linda que han visto, y eso es uno de los detalles que definitivamente una chica no puede ignorar. Me parece uno de esos halagos que van más allá de la mera atracción física, es algo muy instintivo, natural y tierno de parte de los chicos que así que digamos que son muy inocentes... (bueno la pedrada no va para todos n.n)

No sé, creo que un detallito como ése, a veces no es una cosa meramente superficial, pues desde el momento en el que vemos a un chico y no a otro, ya sea agradable a la vista o no, notamos algo que, o entra en la lista de cosas que nos gustan de los chicos, o hay algo que lo diferencia de entre los demás. Hay algo que lo hace lo suficientemente especial como para comunicarnos con él, simplemente con la mirada. Y aunque no sepamos porqué, sabemos que esa mirada estaba cargada de algo más que, a fin de cuentas, nos acerca al conocimiento de otros seres tan curiosos como nosotros.

3 comentarios:

~Coraline dijo...

waa a mi me paso en un colectivo, casi todos los martes lo veia ja! vive cerca de mi casa pero no ahi quedo todo, solo miradas curiosas (?)

Belle dijo...

Ese juego de miradas es un momento tan exacto, desaparece todo el mundo no?
Y el tiempo
Y es extraño como un completo extraño xD, se detiene a prestarte atención a ti, conectarse y jamás volver a saber uno del otro.

Verónica (peke) dijo...

Geniasl como siempre...

besotes de esta peke.

pd. te espero por mi rincon con tu taza de cafe, siempre que quieras...

Éste que ves, engaño colorido, que, del arte ostentando los primores,
con falsos silogismos de colores, es cauteloso engaño del sentido;
éste, en quien la lisonja ha pretendido excusar de los años los horrores,
y venciendo del tiempo los rigores, triunfar de la vejez y del olvido,
es un vano artificio del cuidado, es una flor al viento delicada,
es un resguardo inútil para el hado:
es una necia diligencia errada,
es un afán caduco y, bien mirado,
es cadáver, es polvo, es sombra, es nada
- Sor Juana Inés de la Cruz -