10/1/11

♥ But you only wanted me, the way you wanted me



Cuando esperamos algo de alguien y nos responde de otra manera, podemos decir que nos ha decepcionado. Pero en primer lugar porqué esperamos algo de los demás si no hay forma alguna de meternos en su cabeza para que actúen según lo que nosotros querríamos que nos dieran?
A ustedes los han decepcionado?

Siempre he tenido un problema con eso porque según la mayoría, pido demasiado, y la verdad es que pido lo que doy, es decir, lo mejor de mí misma. No es que crea que lo que los demás hacen es insuficiente para mí, sino que, muchas veces, creo que se dejan llevar por arrebatos o impulsos, y si hay algo que hago por las personas que esperan algo de mí, es esforzarme por no defraudar su confianza, y cómo hago eso?
Pues regalando lo mejor que tengo.

A decir verdad nadie tiene las facultades como para decidir lo que está bien o lo que está mal, por lo que creo que, si hiciéramos lo mejor que podemos, eso tendría algún sentido, sino para los demás, sí para nosotros mismos
[y por consiguiente, para los que nos quieren (si no ven la fuerza en nuestro potencial humano, no podría decirse que de verdad nos quieren)].

Cuando quieres a alguien y algo te ha molestado, no creo que lo más valiente sea abandonarlo como si fueras la ley de leyes, pues alguien que de verdad quiere a otra persona, no se irá en silencio sino que tratará de explicar su perspectiva al implicado para que el resentimiento no vista una desconfianza disfrazada de cariño, porque además podría ser que éste estuviera mal fundado (hay que ser lo suficientemente conciente como para poner en duda lo que uno cree).

En fin, creo que es doloroso esperar cosas de los demás y, la verdad, no sé si tengamos derecho a esperar algo. Bueno, supongo que yo lo espero porque desde el momento en el que te sabes con la capacidad de dar lo mejor de tí mismo a los que quieres, sabes que ellos cuentan también con su propio potencial y supones que, tratándose de cariño, no dudarían en darte lo mejor de sí mismos, así como tú lo haces.

- - - ♥ - - -
Lo siguiente es personal
(no suelo hablar de mí pero esta vez me han lastimado y me he enfermado mucho de la garganta… bueno es que, según un libro, te enfermas de la garganta cuando tienes algo que decir y te lo guardas, así que, si es eso, espero ya curarme escribiendo lo siguiente).


Me dijeron “hay que hacer festejo por tu cumpleaños” y dije, “son mis 20’s, creo que esta vez olvidaré eso de evitar hacer un revuelo” porque no parece necesario cuando eres as happy as you cold be, pero precisamente cumpliendo dos décadas de vida, parece justo que suene.

Busqué un lugar céntrico, barato (conseguí las entradas así que sólo pagarían si tomaban algo) y cómodo para los invitados (pocos porque esto era digno de los que quiero) y envié unas invitaciones que mi hermana hizo (ella siempre es el genio detrás de todo). Total que se tardaron en confirmar y dije “así son, siempre que se les invita a algún lado, esperan al último minuto para decir qué pedo con su vida”, y así siguió hasta que el día estaba encima, así que les volví a preguntar y leía o escuchaba “no tengo dinero”, “me queda lejos”, “no tengo qué ponerme”, “tengo tarea”, “no sé si pueda ir” (osea no se me da la gana anticipar lo que se necesite para que pueda ir), en fin, cosas que cualquiera podría prever desde antes y avisar porque, aunque las invitaciones hoy en día sean tan casuales que no importe realmente quién invita o qué se festeja, es una atención el hacer saber a qué se enfrenta uno que, saliendo de sí mismo, pensó en que su compañía sería linda.

He ahí la explicación que encuentro, en estos días no importa de quién se trate algo, sino qué tanto ganaremos yendo a tal lugar, qué tanta cerveza haya (y qué tan barata), qué tan cerca nos queda, cuánto va a costar (que si se avisa con tiempo, es posible guardar si de verdad nos importa un evento), en fin, importa más aquello que se refiere a nuestros intereses personales (omitiendo, por supuesto, afectos y demás cosas que, al parecer van después).

Total que resultó al final que querían festejar no sé en donde, y no sé cuando porque el plan inicial (del cual no opinaron y, por lo tanto, no se pudo cambiar para su comodidad, desde un principio) nomás no les convenía. Me dolió que, días después de eso, le dije a mi hermana “debí hacerlo en un bar o algo así, en el día que quisieran y en un lugar en el que pudieran ir vestidos en chanclas si así lo gustaban” y ella dijo “pero eso era lo que hubieras querido?” y le dije que no, pensando en que lo único que quería era que estuvieran ahí por mí, no por el plan que se hiciera.

Me duele arrepentirme de haber puesto a esas personas sobre otros, me arrepiento de haber ido lejísimos para visitarlos (ahí si no hay duda de que voy, no por tarea o por un lugar que muy bien me encuentro más cerca, sino por ellos), me arrepiento de haber cambiado planes a su gusto porque ellos no fueron capaces de cambiar algo por mí, me arrepiento de haberlos puesto en primer lugar cuando ellos dejaron, lo que se trataba de mi, en último lugar, en fin, me arrepiento de dar lo mejor de mí a alguien que estaba dispuesto a dar sólo la mitad (o de hacer saber mi cariño con atenciones, cuando ellos demuestran el suyo con la falta de éstas).

Ese día no sabía lo que iba a pasar, solamente estaba segura de que mi mamá, la única persona que me sabe el modo, estaría ahí para mí, pasara lo que pasara. Otras cuantas personas más, me hicieron saber que dentro de lo posible, se “hiciera algo” o no, estarían ahí para mí. El día siguiente, después de muchas disculpas que, perdón si suena feo, no sirven de nada (mejor que me menten la madre en lugar de decir “espero que te las pases bien con los que sí van eh, ya cuando se me dé la gana, compenso la falta de interés que te puse al no ir, y la falta de atención de haberte avisado en el último minuto“), mi mamá me compró un helado y un pastel xD, fuimos a plaza y la sentí conmigo. Muchos creen que la ropa y lo material es buen regalo para mí, pero no ha habido mejor regalo de cumpleaños que el estar conciente de que las personas con las que sé que cuento por lo que soy, ahí están, demostrando que una mano es suficiente para contar ;).

Sin duda alguna recordaré el 19 de noviembre de 2010, no como un día triste, sino como un día en el que supe cómo es el cariño de los que quiero (que quiero pero no disculpo, así que eso de dar lo mejor de mí, se lo perdieron, no por "venganza" sino por ser consecuente con lo que pienso; además lo sienten hasta que les quito lo que antes les daba sin problema, si me anduviera con medias tintas desde siempre, ni lo sentirían). Creo que tengo derecho a dejar atrás el resentimiento para ser libre de lo que siento a causa de otros que han dejado tan en claro la importancia que tengo para ellos, que la justificación ingenua de que es la generación o las costumbres lo que ocasiona cosas como ésta, resulta insuficiente. Que cómo lo dejo atrás? no lo sé, no me conozco tan bien como para saber qué sentiré dentro de un mes, o incluso mañana, pues aunque por ahora estoy adolorida (creo que el enojo ya pasó), tal vez mañana encuentre una solución diferente, o igual y alguien más me la dé, no lo sé, tal vez ni siquiera se trate de argumentos. Lo único que me queda, por ahora, es dejarme en paz.

La enseñanza de esto es que, si queremos a alguien, no le demos lo que queremos sino lo que podemos darle (que el potencial humano que guardamos defienda el cariño que decimos sentir), creo que nos queda atenernos a las consecuencias de lo que damos y recibimos...

7 comentarios:

Camille. dijo...

Sabes? esta mañana (o tarde, ya no me acuerdo XD) leía esta entrada y encontre triste que las personas que de las que más esperas no cumplieron como tú, salí a juntarme con una vieja amiga, sencillamente soy una persona "paciente" (soy de las frases no importa, te espero, da lo mismo, etc) pasaron 15 minutos y la llamé "es que no puedo ir porqe bla bla bla"... tuvo 3 días para decirmelo :@ y yo ahí parada!! aaaaaah entonces somos dos, que esperamos demasiado pero, tienes razón en algo al final, yo también he hecho algo parecido, quizá sin querer, quizá con mala intención, pero el problema es, que a las personas a quienes les hice eso quizá me tenían más aprecio que al resto, es ese cariño el que le da, la gravedad dependiendo de que grado sea.

Yendome a tus comentarios, como me gustan! es que es verdad, soy muy buena para decir cositas, pero a veces ni hago la mitad, más acción sisisisi! sobre el otro, para que veas como me tiene, un tercero tiene que llegar para subirme a las nubes, pero es exactamente eso, lo que me da el impulso a subir y decir "ya basta de tonterias" y eso tremendo comentario jajaja, eeh si soy chilena y aún no sé de donde eres XD pero me caes bien :)

Anónimo dijo...

¿Sabes? Yo me he sentido exactamente igual en varios momentos de mi vida (incluso me ha pasado lo de la garganta, tienes que decirme en qué libro leíste eso, jaja). De hecho me pasaba muy a menudo con mi pareja (no sé si eso sea igual o peor XD). Me molestaba mucho que nunca tenía días disponibles para verme, y si teníamos acordado algún día tendía mucho a cambiarlo de fecha porque "le salió tener que hacer otra cosa". Nunca pasaba al revés y yo tenía siempre que aguantarme el coraje, para no estropear la relación.

Con mis amigos a veces pasa lo mismo, aunque no lo resiento tanto.

Me gusta mucho cómo expresas tus sentimientos en este blog, creo que tú y yo tenemos varias cosas en común (qué pequeño es el mundo).

Un saludo y que te mejores :)

Anónimo dijo...

Sabes? No sé si reir, llorar, llamarte, mandarte msj etc...tu blog llega en el momento menos preciso pero más indicado.

Me preguntaba si tenías algo y ahora sé que la respuesta es sí y no sabes cuanto lo siento [aquí si son válidas las disculpas aunque no te gusten]...siento que no me dijeras las cosas en su momento; no para hacer que te sientieras bn o algo así sino para no hostigarte con msjs, disculpas inválidas etc...

Una última cosa: tómate tu tiempo nena y de vdd el día que quieras estaré disponible siempre para ti, igual no tiene caso decírtelo ya que conociéndote un poco sé que no lo tomarás en cuenta, pero para mí es necesario decirtelo.

Que si te necesito? Puta no ma...este tiempo ha sido un caos, y eres junto con Jessica la única persona en la que puedo confiar pero entiendo tus razones y las respeto.

TE AMO BN DURA Y MACIZAMENTE.

Normiz

jjono dijo...

eeeee bueno :)

María dijo...

Muy bueno! :)
Te dejo un beso!
María.

Anh dijo...

Qué difícil es lidiar con la decepción de los nuestros, de los que creemos nuestros amados, amigos,queridos, compañeros... lo que sea que etiquete a esas personas por las cuales somos capaces de dar lo que sea, hasta cruzar media ciudad con tal de verles los ojos. Me ha pasado, he entregado(como tu lo haces) sin peros ni condiciones, y esas mismas veces (bueno no fueron tantas) me di cuenta de que la gente no se percata de lo que uno hace por ellos, TOTAL pa´eso están los amigos,(lo malo es que luego nos agarran de sus pendejos) y sí, tal vez, pero donde queda uno, también necesitamos ese apapacho, te vuelvo a citar, queremos recibir conforme damos... yo me hice hermética, ahora, he de juzgar antes de decidir si doy algo de mi o no, no por egoísmo, si no por supervivencia, para evitarme mas decepciones, mas dolores del alma, cosa que es triste, por que la fe en la gente la he perdido (no digo que en toda,(tu me inspiras mucha confianza) pero si en la que creía que amaba y que
me amaba)
Desgraciadamente, como dices, no podemos meternos en las cabezas de los otros para saber que es lo que piensan, quizá al expresar nuestras molestias por no decir reclamares, nos digan "por que no me lo dijiste antes" algo que me parece de mal gusto y que deja a uno con la culpa por no haber abierto la boca... chalee

en quien se puede confiar ahora, a quien se le puede entregar algo de nosotros sin que al paso de un tiempo o a la consecuencia de algún hecho termine tirándonos un discurso barato excusándose de su falla?

comparto tu molestia, pero asi es la gente, pero es solo gente, importante en su tiempo, por x o y razones, y que si de verdad saben valorar a uno, estarán ahí, y si no, simplemente fueron parte de un momento que quedará en el recuerdo.
y es ahi, en esos momentos (como en el que tu pasaste) en el que te das cuenta con quien si y con quien no.

Saludos :)

Anh dijo...

:) ah si! soy Ailiana

Éste que ves, engaño colorido, que, del arte ostentando los primores,
con falsos silogismos de colores, es cauteloso engaño del sentido;
éste, en quien la lisonja ha pretendido excusar de los años los horrores,
y venciendo del tiempo los rigores, triunfar de la vejez y del olvido,
es un vano artificio del cuidado, es una flor al viento delicada,
es un resguardo inútil para el hado:
es una necia diligencia errada,
es un afán caduco y, bien mirado,
es cadáver, es polvo, es sombra, es nada
- Sor Juana Inés de la Cruz -