26/8/11

1 - Salir para conocer


Es alto el precio de la compañía, pero sale más caro el precio de la soledad. Estamos acostumbrados a estar solos porque no cabemos en más piel que la nuestra, por eso creo que es tan difícil tener la capacidad de ver más allá de las limitaciones de lo que pensamos y sentimos. Si nuestra idea fuera la de estar solos esto no sería un problema porque la historia de nuestra vida solamente estaría escrita por nosotros, pero al saber que existe la posibilidad de involucrarnos con otras personas, nos es difícil renunciar a ella, así como también es difícil renunciar a nuestros limitados pasos.

Algunos tratan con los demás por que no les queda de otra, otros lo hacen por costumbre, otros lo hacen por utilidad (dar y recibir beneficios), y otros (que, según yo, asimilan mejor este “mal necesario” de vivir en sociedad) lo hacen por sentir, por experimentar, a partir de las relaciones humanas, con todo lo que se desprende de la naturaleza humana. Pero el que quiera azul celeste, que le cueste, es decir, no podemos esperar gozar de los beneficios de las relaciones humanas, si antes no salimos de la burbuja en la que estamos metidos (la piel a la que me referí en un principio o, más acertadamente, a la mente y espíritu que ésta contiene).

De verdad podríamos hablar con otros cuando solamente contamos con el idioma de nosotros mismos? Me parece que podemos seguir usándolo para nosotros mismos con el fin de ser fieles a lo que somos (para entendernos internamente), pero sería absurdo esperar comunicarnos con otros si ellos no lo conocen, y cómo lo van a conocer si no nos parecen tan importantes como para enseñarles nuestro idioma? y cómo tomarnos el tiempo para eso si no queremos aprender también el suyo? Porqué solemos creer que el nuestro es el bueno? No vale la pena aprender otros? Y si tenemos respuesta a esta pregunta, de dónde viene tal respuesta? Ya hemos intentado salir de nosotros mismos para de hecho acercarnos al idioma de otros? Porqué parece mejor idea quedarnos hablando solos, que hablar con otros aunque esto requiera esfuerzo de ambas partes para aprender ambos idiomas? Porqué reina la idea de que el “nuestro” es mejor idioma? cuando que no sería justo hablar de un “mejor” o “peor” en lo humano (al calificar así, haces una comparación, pero si eres diferente a otro, en qué medida te puedes comparar con él?) y tendemos a generalizar según nuestras experiencias anteriores cuando que nadie es igual a otro (el género, profesión, cultura, etc. no dicen tanto como para que nos hagamos de un juicio sobre los demás, por lo menos no uno justo).

En fin, pensamos y hablamos encerrados en nuestro idioma porque es más fácil que aprender otro. Pero, como dije, el azul celeste anda caro XD y si queremos lo mejor, no podemos esperar que sea fácil conseguirlo. Salir de nuestra manera de pensar es muy difícil, pero si creemos que vale la pena el esfuerzo, es justo para nosotros mismos y para los que nos dan el gusto de ofrecernos su idioma, el que nos la juguemos por lo que creemos mejor aunque sea difícil, en lugar de quedarnos con las sobras de los que sí corren el riesgo de morir en el intento si la meta luce mejor que la mediocridad (lo fácil).

Esta es la primer parte de algo que, con una longitud que da hueva (XD), quise ir publicando poco a poquito para que,
si les llama la atención esta primer parte, se sigan con las demás (no hablan de lo mismo, sólo se siguen unas de otras).
Sé que es dificil seguir una secuencia de entradas pero espero que si esto les suena coherente o les da algo, sea suficiente para que se den una vuelta dentro de unas semanas para ver si pueden sacar provecho de los pensamientos que resultan de mis -pocas- experiencias.

Intento agradecer el hecho de que haya alguien leyendo del otro lado,
con los que, creo, son mis más dignos pensamientos
(hasta el momento ;)

7 comentarios:

Katua dijo...

Coincido contigo, no sé hasta que punto generalizo (que lo hago), me encierro en mi misma (que lo hago) o me comparo con los demás (que lo hago). Pero cuando leo cosas como estas, me doy cuenta de que me equivoco la gran mayoría de las veces, y que tengo que abrir mi corazón y mi mente para entender a los demás. Lo malo es, ¿qué pasa cuando te pisotean el corazon y luego te dicen 'no, yo no comparo, solo destrozo'?

So dijo...

Que buena entrada.
A veces cuesta mucho cambiar la forma de pensar, pero si uno quiere puede.
Y las cosas fáciles duran poco ... Asi que mejor esforzarse para conseguir algo, porque seguramente va a durar mucho más ..
Un beso .. Y esperaré a las otras entradas, jaja

·Êl düêndê (¡n)fêl¡z· dijo...

sabes? eres una poeta

~Coraline dijo...

Lo que escribis siempre me deja pensando, me encanta.
Gracias por el apoyo el otro dia, de verdad necesitaba algunos comentarios :)
Besoooootes

Cam Stranger dijo...

es hermoso como escribes!
me encanta!

no puede ser tan lindo :)

besos, cami

Jorge dijo...

Muchissimas felicidades por este blog y tienes toda la razón por ello , te premio *.* Pasate por el mio y recoge el premio
http://jorgergonzalez.blogspot.com

Dani González Blogger dijo...

Me gusta mucho tu blog, y como sé la de sonrisas que hace un nuevo seguidor, desde hoy te sigo.
Yo también tengo un blog y me haría ilusión que tú también me siguieras.
Es este:
http://paraalimentarmedetisolonecesitotuaire.blogspot.com/
Te espero, pasate, me harías feliz como yo te e echo a ti.
Un besazo, y te esperoo!

Éste que ves, engaño colorido, que, del arte ostentando los primores,
con falsos silogismos de colores, es cauteloso engaño del sentido;
éste, en quien la lisonja ha pretendido excusar de los años los horrores,
y venciendo del tiempo los rigores, triunfar de la vejez y del olvido,
es un vano artificio del cuidado, es una flor al viento delicada,
es un resguardo inútil para el hado:
es una necia diligencia errada,
es un afán caduco y, bien mirado,
es cadáver, es polvo, es sombra, es nada
- Sor Juana Inés de la Cruz -