26/7/12

♥ "Es lindo amar y ser amado pero prefiero saber lo que sabe Dios"


Estoy condenada a querer y, cuando tengo suerte, hasta a amar. No es que ande por ahí viendo a quién le regalo mi corazón, pero cuando conozco a alguien que amerita un aplauso por haberse constituido como lo hizo, se lo doy; cuando siento que alguien amerita mi amistad, se la doy; y cuando creo q alguien amerita mi amor, se lo doy. 

Me considero afortunada, muchas de las veces en las que he querido quedarme cerca de alguien para seguir enterándome de quién es, me lo han permitido, y no sólo eso, pues también se interesan por ver quién soy, cosa que agradezco infinitamente. Siempre distingo lo que yo siento por alguien, de lo que ese alguien siente por mí, porque creo que mi potencial para sentir por otros no depende de que éste sea correspondido, digo, cada quién sabrá qué y qué tanto se deja sentir por los demás. Por eso no entiendo a los que se arrepienten de haber querido o amado, porque para mí tiene todo el sentido del mundo que uno se haya descubierto capaz de sentir tanto y tan bonito por alguien más (se lo “mereciera” o no, te correspondiera o no). 

Pero en lo que se refiere a “acuerdos románticos” con aquellos que tuviste la suerte de conocer, sentir algo por ellos y, aún más, de que ellos sintieran algo por ti, se complica la situación. 

Cuando estás con alguien no resulta justo ir enamorándote por allí y, bueno, para mí resultaría muy difícil dividir mi corazón en pedazos para ir repartiéndolo entre varios. Lo que yo creo es que una vez que has regalado tu corazón a alguien, no tienes nada qué ofrecer a otros, bueno, si acaso migajas pero tampoco lo creo justo, ni para ti, ni para las personas involucradas (si podemos hacer las cosas completas, ¿porqué habríamos de conformarnos haciéndolas a medias?). 

Sin embargo, aún existen “posibles acreedores a tu corazón” que andan por ahí presentándose y retando a las posibilidades que trae consigo el “dueño“ actual. Cuando aparece otro que busca tu mano y corazón, te pone entre la espada y la pared si tu corazón está en las manos de alguien, pues no vas a arrebatárselo al dueño “oficial” para dárselo al “nuevo”, pero tampoco vas a negar la voz de éste último si habla lo suficientemente fuerte y claro como para pedirle a tu corazón que vuelva a tus manos para que entonces puedas ofrecérselo.

Muchos dicen, “el título -de novio, acompañante, free, amigo con derechos, shalalá- es de uno, y si otro lo quiere, quito al anterior para que se lo quede el nuevo“, y quizá el título sí se maneje así (honestamente no creo en el “intercambio“ cuando se trata de personas), pero creo que es diferente con el lugar que cada persona que hemos conocido se ha ganado dentro de nuestra vida y corazón. Según yo, cuando hemos sentido algo por alguien, el espacio que ha ocupado es suyo, y no me refiero sólo a la época en la que nos acompañó, sino a que el marco en el que pusimos su retrato es suyo. No importa si le pintamos bigotes a su foto, escribimos un poema o tachamos la descripción original para poner una nueva, pues nuestra pared vital le dedica el espacio que se ganó cuando decidimos dejarlo entrar en nuestra vida y lo dejamos repercutir en nosotros.

Podremos decir “lo quiero olvidar” pero creo que nos conviene más asumir lo que fue y es  pues, desde que alguien -o algo- intervino en nuestra vida, nos modificó de alguna manera, por lo cual, cuando queremos negarlo, lo hacemos desde un alguien que encarna las repercusiones de aquél -o eso- que intentamos negar fallidamente (no somos responsables de lo que hacen otros pero sí de cómo lo tomamos, así que mejor nos va si nos sobamos del golpe y seguimos caminando, en lugar de decir “aquí no pasó nada“ o “él tiene la culpa de que siga yo en el suelo“).

“It's nice to love and be loved
But it's better to know all you can know
I said it's nice to love and be loved
But i'd rather know what god knows.”
Pawn shop blues- Lana del Rey

Últimamente me he visto de frente con lo que tanto pregono por acá, con esas ideas que tengo de hacer o deshacer siendo fiel a lo que soy pero tratando de repercutir en otros para bien. Sé lo peligroso que es el que unos afectemos a otros, y por eso me cuido de poner todo de mí para hallar la manera de afectar a los demás para bien, de modo que, si los afecto para mal, sea accidentalmente (porque escapó a mi voluntad o posibilidades). Pero no decido de acuerdo a las aguas, sino al potencial del barco ;) Mis decisiones se ajustan a lo que creo más justo para las circunstancias y las personas involucradas, pero muchas veces no es lo que los involucrados quisieran, es más, a veces no es cabalmente lo que yo quisiera, pero me niego a vivir decidiendo según mis caprichos.

A veces tenemos tantas ganas de poseer el vestido del aparador, que no nos dejamos ver si es de nuestra talla. Podemos embobarnos viéndolo mientras decimos “es perfecto”, pero eso no significa que lo siguiente que digamos es “tiene que ser mío”. Cuando se trata de personas me parece injusto decir “me gusta, lo quiero conmigo”, como si la fortuna de que nuestra mirada se hubiese encontrado con algo tan maravilloso que nos deslumbró, no fuera suficiente. Me parece lo más ambicioso del mundo cegarnos sólo para “poseer” lo que tuvimos la suerte de ver, en primer lugar. 

Tantos que andan por ahí caminando zapatos que no son de su número sólo por cumplir su capricho de poseer los zapatos que les gustaron, negándole la posibilidad de caminarlos a aquél que sí calza de ese número…

Cuando me he dado cuenta de que algo no es de mi talla, y que sólo haciéndole muchos arreglos me queda bien, prefiero devolverlo a la tienda. No es por falta de ganas o que sienta que no amerita el esfuerzo de hacerle los arreglos, sino que siento que lo estoy forzando para que me quede cuando muy bien podría quedarle a alguien más

¿Han visto “500 días con ella”? bueno, creo que Summer no debió involucrarse tanto con Tom sólo porque le gustaba estar con él. Si sabía que para él eso significaba algo diferente (algo más importante) debió quitarse. Creo que tuvo sentido el rato que estuvo con él porque lo inspiró a dedicarse a lo que en realidad quería (arquitectura), pero creo que no debió manejar las cosas como lo hizo. Yo no soy tan egoísta, no podría decirle a alguien que me importa o que lo quiero, para luego forzarlo por mi capricho de estar con él a mi modo. No me veo diciendo que amo un vestido y usándolo aunque no sea de mi talla o no me quede bien.

Me han dicho que soy fría, que soy egoísta, que nunca los quise, que no los cuido, que les rompí el corazón. Todo eso me parece injusto. Precisamente por mis ganas de no ser algo parecido a Summer, he tratado las cosas con cuidado y, cuando lo he creído justo, me he quitado "a tiempo", pero si no te quedas hasta el final, a ver morir el bonito “nosotros” que construyeron juntos, dicen que no sientes suficiente para quedarte y “luchar”, o que te vale. Y si te quedas de más dicen que eres mala porque no te quitaste desde un principio, que ojala no hubiera pasado lo que pasó y que ya les hiciste la vida de cuadros. 

No me gusta generalizar y por ello trato de ver qué puedo hacer según lo que soy y, más aún, según las personas que repercuten en mí y en las que repercuto. No puedo con el peso del mundo, no me puedo responsabilizar por todas las ramificaciones y repercusiones de los “nosotros” de los que he sido parte, y pues trato de hacer lo que puedo esperando que ellos guarden un recuerdo digno de ser contado con una sonrisa, quizás no tan genial como la que se nos pintaba con el sólo hecho de vernos, pero sí lo suficientemente linda y justa como para que estemos bien aunque eso signifique estar cada uno por su lado.

En fin, no es fácil dejar ir las cosas bonitas, pero es mejor que aferrarte a ellas sintiendo que tu relación con ellas no está… ¿cómo decirlo?.. meant to be

Un aplauso para mí que vine a vomitar lo que traigo en el corazón 
(además de que logré resumir 4 años de mi vida :P). 

3 comentarios:

Laura dijo...

Precioso!

"No entiendo a los que se arrepeitnes de haber querido o amado, porque para mi tiene todo el sentido del mundo que uno se haya descubierto capaz de sentir tanto y tan bonito por alguien mas" Sin palabras *_*

Soy nueva y tu blog me encanta, escribes de una manera que no puedes pasar a otra entrada sin haber acabado hasta el ultimo punto de tu escrito.

Saludos

Karen Nahiely dijo...

Es largo pero vale la pena leerlo, es hermoso :)

Laura Escobar dijo...

INCREIBLE...no puedo decir más

Éste que ves, engaño colorido, que, del arte ostentando los primores,
con falsos silogismos de colores, es cauteloso engaño del sentido;
éste, en quien la lisonja ha pretendido excusar de los años los horrores,
y venciendo del tiempo los rigores, triunfar de la vejez y del olvido,
es un vano artificio del cuidado, es una flor al viento delicada,
es un resguardo inútil para el hado:
es una necia diligencia errada,
es un afán caduco y, bien mirado,
es cadáver, es polvo, es sombra, es nada
- Sor Juana Inés de la Cruz -