3/3/13

♥ "I don't want to put you in a cage, I want to love you"


Dicen que se requiere de valor para andar por el mundo haciendo y deshaciendo (en un plan un tanto solitario); que la vida es muy corta como para ponernos serios o muy formales (comprometernos con algo o alguien); que primero van nuestros desmadres y ya después veremos la forma de "sentar cabeza" (si es necesario); que, si no estamos bien, podemos tomarnos un break para tomar las cosas a la ligera; que, si nos involucramos ligh con las cosas y la gente, ellas repercutirán light en nosotros y nosotros en ellas, así que no habría tanto problema con las consecuencias de las relaciones que sostengamos con ellas. 

Creo que muchos se hacen de ese valor porque le tienen miedo al que se requiere para aceptar que lo sustancioso de la vida no depende de que pensemos que tenemos todo el tiempo del mundo o sólo un día, sino de qué vamos a hacer con cada momento porque no tenemos certeza sobre ninguna otra cosa (sólo el pasado y cada último momento es seguro). No soy quién para juzgar, pero creo que se están perdiendo la mejor parte. ¿Sabrán lo que es echar raíces?, ¿lo que es comprometerse con algo o alguien porque ninguna otra cosa o persona amerita todo el potencial del que uno es capaz?, ¿lo que es sentir la libertad en la entrega de lo que se es? Quizá lo supieron en determinado momento con alguien y no les fue bien, pero las personas no son iguales, y nosotros tampoco (hemos cambiado desde entonces). Hay tantas y tantas variables en las personas y momentos, que deberíamos ser justos concediéndoles (y concediéndonos) el beneficio de la duda.

En fin, si en verdad anduvieran por ahí con gente que está en la misma linea, supongo que el "acuerdo" entre ellos sería justo pero, cuando no, cuando el otro no ve así las cosas (o las cosas requieren de un trato distinto), hay un desfase que pocas veces acaba bien. Quizá crean que advirtiendo que ese es su modo de proceder, la responsabilidad de lo que sea que suceda es del otro porque, al quedarse, aceptó los términos y condiciones que implicaba el estar cerca de alguien que se conduce así. Quizá esa responsabilidad sí sea del que se quedó a sabiendas de eso, pero no la de que esa persona decida conducirse así cuando podría hacerlo de otra manera. A muchos les toca ver de cerca cómo las personas que deciden ser así se encierran en una jaula en la que no es posible entrar para decirles que hay otras maneras de vivir. Uno puede gritarles desde afuera llamándolos porque queremos encontrarlos, pero quizá precisamente estén huyendo de sí mismos o de los demás. Quizá prefieran oír un "es su pedo si decide matarse", en lugar de un "no me quedaré callado si veo que te acercas a un precipicio". Uno no puede decidir por ellos pero sí señalarles otros caminos para que reconsideren esa manera de ser. Ojalá los que toman esos modos de vivir no valieran la pena, así nadie lamentaría tanta ligereza...         

You know what's wrong with you, Miss Whoever-You-Are? You're chicken, you've got no guts. You're afraid to stick out your chin and say, "Okay, life's a fact, people do fall in love, people do belong to each other, because that's the only chance anybody's got for real happiness." You call yourself a free spirit, a wild thing, and you're terrified somebody's going to stick you in a cage. Well, baby, you're already in that cage. You built it yourself. And it's not bounded in the west by Tulip, Texas, or in the east by Somaliland. It's wherever you go. Because no matter where you run, you just end up running into yourself.

Lamento mucho haberte visto vestida cual princesa 
para ahora medio verte desgarrar tus vestiduras.
Siento mucho no poder gritar más fuerte...

3 comentarios:

***PsIcOpAtA*** dijo...

Creo que esas personas quizá estamos hartas, quizá ya nos dolió demasiado, quizá ya nos destruyeron demasiado el corazón... No armándonos suficiente, peleando por otras o botándolos a nuestra suerte... Quizá ya gritamos pidiendo ayuda demasiadas veces... Pero al ver que nadie escucho, decidimos girar la moneda, renacer o dejarnos morir...
Y la muerte no es una alternativa
Quizá la vida fría sin emociones y con pura diversión no es realmente tan mala, muchos de ustedes encontraran la felicidad en su mundo de sentimientos y rositas, en su castillo de cristal.
Pero otros no correrán con la misma suerte y terminarán tirándoselo del puente por las miles de veces que se les destrozó el corazón al amar sin condiciones, al dar todo guardando la esperanza... Algunos solo nos tenemos a nosotros mismos... Y definitivamente eso a veces es mas amargo que tu alternativa
Pero mucho más llevadero.

Eloise dijo...

Creo que para todo hay momentos, hay momentos para andar a la ligera y ser lo más egoísta que se pueda, y llega un momento de "echar raíces".
Por el momento no sé que rayos será de mi vida, pero disfrutaré el presente. Pienso que el futuro no importa mucho porque tengo 18!! ajajaja quién rayos es la sociedad para imponernos el miedo al futuro cuando somos ta jóvenes? jajaj ni lo sueñen. Ya llegara el momento en el que a lo mejor me arrepienta de mi despreocupación, o tal vez no. Eso lo dirá el tiempo.
Besos guapa!!

petiteeloise.blogspot.com

( Por debajo de la piel ) dijo...

Bueno, creo que cada quién se hace de su propio castillo; unos lo hacen de piedra para que no se los vuelvan a tirar o que, si lo hacen, deba ser con cañonazos; y otros lo hacemos de cristal para que pueda entrar la luz y que, si atacan, suene en todo el castillo y, si tiene que ser, se caiga, pero no por ello vamos a abandonar el vivir en uno así n_n

Las amenazas y ataques anteriores no son l@s mism@s que vendrán, y si alguien nuevo toca la puerta con ánimos de adornar tu castillo, quizá esté perdiendo esa oportunidad porque los visitantes anteriores no se tomaron la molestia de cuidarlo y ahora, si hay una bienvenida, no va sin pasar el filtro de la desconfianza (es distinto ser precavido o malicioso).

Lo que digo es que, si nos mentalizamos a cerrarnos, podríamos perdernos de reconocer oportunidades que en realidad "no tienen la culpa" de que haya mucho idiota x ahí lastimando sin ton ni son. Y lo peor es que no sólo ellos se lo pierden, sino tú, actuando más por reacción a esas personas que poco merecen (si te han lastimado tanto como para que decidieras proceder a partir de ello, del corazón roto por manos extranjeras), que porque quieras aproximarte a la gente así.

Lo digo porque no creo que sea necesario eso de hacerlo "llevadero". Creo que abrirle las puertas a una persona siempre tiene q ser con cuidado pero no negándonos ni negándoles la posibilidad de echar raíces, si es que así se pueden dar las cosas :)

Éste que ves, engaño colorido, que, del arte ostentando los primores,
con falsos silogismos de colores, es cauteloso engaño del sentido;
éste, en quien la lisonja ha pretendido excusar de los años los horrores,
y venciendo del tiempo los rigores, triunfar de la vejez y del olvido,
es un vano artificio del cuidado, es una flor al viento delicada,
es un resguardo inútil para el hado:
es una necia diligencia errada,
es un afán caduco y, bien mirado,
es cadáver, es polvo, es sombra, es nada
- Sor Juana Inés de la Cruz -