9/9/15

Espera-nza


"Te han dejado antes, lo sé. Te han dejado con una esperanza medio viva pero una parte rota de donde se desborda el poco consuelo que encontrás en la tristeza. Te han dejado antes y lamento no poder decirte que yo nunca te dejaré, lamento no poder decirte que yo coseré esa herida a tu esperanza infeliz. Lo siento. 
[...]
A veces dicen que mientras más gritás menos te escuchás, pues tengo eso claro. Por eso le pedí al sol que viniera con una voz muy suave, para que no se enfadara, para que viniera, pero a veces ninguna de las dos resulta, o hablo muy alto, o hablo muy bajo y nunca escuchan lo que digo. ¿Me habrás escuchado en todo este tiempo? ¿Habrás escuchado lo que nunca dije? ¿Habrás escuchado las palabras invisibles que siempre quise que escucharas? 

A mí también me han dejado antes. A mí también me han abandonado. Yo también me quedé con la esperanza rota, muy rota, tanto, que cuando te fuiste terminé de romperla yo misma y me dije que la esperanza había muerto; que no viviría de futuros con escalones inestables y viejos. Rompí, quebré, quemé, desarme, me deshice de la puta esperanza, que nunca trae más que una sed de venganza. Después, claro, termino desechando también la venganza pero queda ese sabor ácido en la garganta, y unas ganas terribles de decirle a ella que es el peor regalo para alguien que de verdad espera y en cambio nunca le es regalado nada. 

También me dejaste, me has dejado antes. Por eso lamento, lamento no ser la de hace algunos años que hubiera esperado; pero no lo lamento, prefiero ser esta, fría. La que no conserva ni una pizca de esperanza, porque sé que llegará el día en que nadie venga, en que nadie vuelva."
Paola Rivera - La musa muda VII

2 comentarios:

Samira Lopez dijo...

Hermoso :c

Pau. dijo...

Tengo que leer más de Paola Rivera.. definitivamente me encantó

Éste que ves, engaño colorido, que, del arte ostentando los primores,
con falsos silogismos de colores, es cauteloso engaño del sentido;
éste, en quien la lisonja ha pretendido excusar de los años los horrores,
y venciendo del tiempo los rigores, triunfar de la vejez y del olvido,
es un vano artificio del cuidado, es una flor al viento delicada,
es un resguardo inútil para el hado:
es una necia diligencia errada,
es un afán caduco y, bien mirado,
es cadáver, es polvo, es sombra, es nada
- Sor Juana Inés de la Cruz -